La era rayada.

Hola bombones!

Vivimos en una era llena de tecnología, en la que todos estamos conectados, todos nos comunicamos con todos y nos enteramos de todo en un segundo.

Pero, ¿hasta qué punto eso es tan bueno?

Naturalmente, es bueno hasta el punto en que lo tenemos todo al alcance de la mano, pero por otro lado saberlo todo no siempre es bueno.

WHATSAPP

Qué maravilloso invento! Bueno, bonito y barato. Lo reconozco, me encanta el whatsapp, hablo cuando quiero y con quién quiero, y no cuesta nada.

Pero ahora vienen los problemas:

  1. Me ignoran

No hay nada peor que alguien te ignore por whatsapp. Tu orgullo interior te dice: te están ignorando, pasan de ti, eres tonta.

Y te preguntas ¿qué he hecho? ¿He dicho algo malo? ¿He hecho algo que no debía? ¿Le agobio?

Siempre pensamos lo peor, creemos que la gente nos ignora deliberadamente y aposta solamente por hacernos daño. La respuesta es mucho más sencilla: piensa en cuando tú ignoras a alguien. ¿Por qué lo haces? ¿Estás ocupada, estás triste o simplemente, no te apetece contestar a esa persona?

Pues lo mismo que tú haces con los demás, los demás hacen contigo.

En ese momento te dices a ti misma: VOY A AGUANTAR, MI ORGULLO PUEDE CON TODO, NO VOY A HABLAR A ESA PERSONA.

JÁ!!! Mentira. Todas sabemos que al final acabarás hablando a esa persona, y que cuanto más te ignore más te picará la curiosidad y más querrás hablarle. Es la demostración de que nos gusta lo difícil.

2.Me agobian

Bueno, y ahora viene ese momento en que una persona te escribe, no contestas (por la razón que sea) y te hace un interrogatorio digno de un crimen de CSI.

-¿Me ignoras?

-te has conectado y no me hablas

-¿Qué haces¿ ¿Qué me cuentas? (y otras frases estúpidas)

-Creo que te funciona mal el whatsapp porque no me contestas

Mirad chicos y chicas, al igual que odio que me ignoren, odio a la gente pesada. Ante todo, mantener la dignidad. Si necesitas hablar con esa persona como sea, de acuerdo, hazlo. Pero si vas a hacer un interrogatorio es mejor que no sigas. O por lo menos, pregunta con delicadeza, a lo mejor no contestamos porque nos pasa algo. Cuando esa persona pueda hablar, lo hará.

3.Todo se habla por whatsapp, adiós contacto humano

Oh qué emoción, me ha dicho que le gusto por whatsapp!!!!!

A ver, somos tontos del bote. Es muy bonito que alguien te diga: QUÉ GUAPA ESTÁS o, ME GUSTAS. Pero, ¿POR WHATSAPP?

Sois unos cutres.

No os digo que vayais a nuestra casa con un ramo de flores y una serenata, (porque ahí vomito hasta yo) pero, ¿dónde han quedado las llamadas?

Yo era mucho más feliz cuando alguien me daba un TOQUE o me enviaba un sms. Al menos sabía que se gastaba algo en mi. Era todo mucho más bonito.

No voy a mencionar las cartas, porque eso está demasiado obsoleto, aunque era una forma muy bonita de decir las cosas. Pero UNA LLAMADA. Una llamada supera cualquier icono de whatsapp, aunque el icono sea la cara con ojos de corazón.

i love you

REDES SOCIALES 

Me encantan las redes sociales, lo reconozco. Me entero de todo, conozco a gente muy interesante y me mantienen entretenida pero, por culpa de las redes sociales nos hemos vuelto en gossip people, nos parecemos a reporteros de Salvame y lo sabemos todo de todos.

Problemas de las redes sociales:

1. Ves todo de los demás y los demás ven todo de ti

Está muy bien enterarte de lo que hace todo el mundo, de lo que le gusta y de lo que han comido esa mañana pero, al final, todo el mundo lo sabe todo de ti.

No solamente por subir fotos a instagram, sino cuando das “me gusta” a una foto, cuando comentas algo o cuando sigues a una persona en twitter. Siempre hay alguien pendiente de lo que haces, y, “curiosamente” la gente lo conoce todo de ti sin contárselo.

CLARO! Es que ya lo decimos todo por las redes sociales, ya no hace falta preguntar, ¿qué música te gusta? Un vistazo a su perfil, y ya lo sabes.

2. No te despides de esa persona que no quieres ver

computer

Quieres olvidar a alguien y no puedes, porque está en todas partes. Aunque le elimines, tus amigos, conocidos le tienen y te enteras de sus actualizaciones.

Si no te enteras por los demás, al final acaba picándote la curiosidad y cotilleas el perfil de esa persona, con lo que al final te enteras de cosas que no querías y te arrepientes de verlo.

Pero no te engañes, sigues viendo su perfil, porque en el fondo eres masoquista y te gusta ver lo que hace aunque te duela. Tranquila, esa persona hace lo mismo. TODOS LO HACEMOS.

3. Cotillear es peligroso

¿Cuántas veces has cotilleado a alguien y se te ha escapado un “me gusta” en instagram, facebook o un “fav” de twitter?

Es vergonzoso, y a mi también me ha pasado. En ese momento dices: TIERRA, TRÁGAME.

Pero, ¿a que sigues cotilleando?

Es que las redes sociales nos llaman a cotillearlo todo, nos pasamos el día al tanto de la vida de los demás. No es bueno ni malo, pero, a veces te llevas desilusiones.

 

La verdad, es que me encanta estar rodeada de tecnologías y me encanta este mundo, pero muchas veces me pregunto qué pasaría si no existiese todo lo que tenemos. Seguramente cambiaríamos nuestra forma de actuar con las personas, disfrutaríamos más de la vida, y nos ahorraríamos muchos disgustos innecesarios!

Un beso rayadas (y rayados) Porque este artículo vale para todos.

Girl-Texting-On-Cell-Phone

 

 

 

 

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply

--------