Error de software

Dicen hoy en El Día que las nuevas tecnologías han desplazado a los juguetes tradicionales, y que ayer, día de Reyes en el Parque García Sanabria no había escándalo de carreras y ruido de ruedas por encima de la grava. Y es verdad. El amanecer del 6 de enero de los años pretéritos era un rebumbio de petardos, balonazos, rodillas raspadas y sudor pese al frío mañanero. O de motos recién estrenadas que quemaban aceite y gasolina para arriba y para abajo hasta el aburrimiento. Luego venía el conejo en salmorejo y después de dos cachitos de turrón una partida al parchís, al Trivial o a cualquier juego de mesa.

Y la culpa de que todo esto no se dé ya, dice El Día, es de las pantallas. Y creo que miente, que la culpa no es más que nuestra: abrumados con todo lo que creemos útil, necesario, obligado… cercenamos ilusiones de la manera más simple y absurda: facilitando todo sin hacer esperar, sin medir los pesos de lo que cuestan las cosas, sin motivar esfuerzo para conseguir premios, y hasta de evitarnos “compartir” momentos de diversión en favor de nuestra propia comodidad.

Si los niños tienen todo “ya”, si no hay un proceso para llegar a la mañana de Reyes cargados de ilusión por aquello que deseábamos o nos ilusionaba da exactamente igual que los premios se llamen “patín” o “tableta”. Lo que está fallando no es el “hardware”, sino el “software” pero no de los dispositivos, sino de nosotros mismos.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply

--------