El extraño mundo de la payola en México: una introducción

En México, si quieres sonar en la radio "para ganar tu primer millón", vas a necesitar un millón pa’ empezar el pedo. Es un secreto a voces, todo el mundo lo sabe, pero nadie lo dice con seguridad y confianza: la payola existe. Es una realidad. Un ente que pulula entre las sombras pero es cierto. Si no sabes qué es, porque vives debajo de una roca, en otro país, o quieres refrescar la memoria, procederemos a explicártelo:

En términos muy sencillos (el concepto no requiere de más), "payola" es el dinero que le tienes que aflojar a las radiodifusoras para que toquen tu material de manera constante. O sea: seguramente hay momentos en los que te has preguntado por qué carajos tocan esa canción entre terrible y maravillosa que te retumba en la cabeza una semana y la otra también, por qué la ponen tantas y tantas y tantas veces, y después te descubres cantándola y pensando: "la odio pero no puedo dejar de cantarla". Pues sí, alguien pagó lo suficiente para que esa linda melodía de tres minutos se fundiera por unas semanas con tu ADN.

¿Y qué hacer, si quieres que tu canción se convierta en esa locura ezquisofrénica? Lo primero que debes tener es un "promotor" de radio; es decir, no puedes tú llegar con tu dinero a la radio para exigir que te toquen, así no funciona… Debes tener a alguien que haga ese trabajo por ti. Esta persona cobrará una mensualidad de entre 50 y 100 mil pesos mexicanos ($5,000 y $7,000 dólares) para "promover" tu material.

Sin embargo, el asunto no termina ahí: tu "promotor" te dará opciones de cuánto dinero quieres "invertir" en radio al mes. Normalmente una promoción mediana estará entre los 400 mil pesos y 500 mil pesos —sí, leíste bien, medio millón de pesos mensuales. Este tipo de inversión te asegurará una posición entre los primeros 10 lugares de popularidad en el chart latino. Para llegar a la cima, la inversión podría necesitar duplicarse.

En mi caso se invertían 470 mil pesos al mes para tener una canción en el top 10 de los charts. Jamás se pudo llegar a ser número uno, pues al ser un proyecto independiente jamás se pudo competir con lo que las grandes disqueras invierten en radio.

Ahora, si eres un proyecto "independiente" (sinceramente, ¿qué proyecto independiente puede costear más de 30 mil dólares en radio al mes?), tus posibilidades se ven muy disminuidas, ya que tu "promotor" jamás podrá manejarte como maneja a los proyectos de disquera, puesto que con disquera manejan "negociaciones" que involucran a su repertorio triple A… O sea, pueden invertir cantidades fuertes sin tener que invertir dinero en efectivo, ya que intercambian presentaciones de estos actos en festivales o eventos de radio.

Si quieres tocar en festivales de radio el camino es el mismo: tu promotor de radio se encargará de bookearte estas tocadas "gratuitas" en donde solo se te dará el hospedaje y la transportación. El pago de la inversión a radio se lo tendrás que dar a tu promotor en efectivo, casualmente.

Si después de esto piensas que el camino es conseguir una disquera, lamento decirte que la disquera de una u otra manera encontrará la manera de cobrarte lo que invierta en ti (radio, prensa, publicidad) y si no eres viable te darán las gracias y en una de esas hasta debiendo sales. Así es como funciona la payola en nuestro México mágico… Todos lo saben pero nadie dice nada.

De ninguna manera esto se trata de quitarte las ganas de seguir ensayando en tu garage con tu banda. Simplemente es un poco de realidad del music buisness, que NADA tiene que ver con la música. Si lo tuyo es bueno encontrará la manera de flotar y llegará a los oídos necesarios, esos oídos que demandarán tu presencia y buscarán cómo ir a verte hacer lo tuyo en vivo.

Este artículo fue publicado originalmente en Noisey, nuestra plataforma de música.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply

--------