Vienen nuevos tiempos

Si hace 5 años (no es necesario irse más lejos) os dicen que un cliente iba a poder dar su opinión sobre el plato que está comiendo, al momento, apoyándolo de una foto recién hecha; que os iba a poder encargar un menú por Internet; que las reservas os llegarían por SMS o email a vuestro móvil inteligente…¿lo habríais creído?

No hay que luchar contra el cambio…hay que saber adaptarse

Los tiempos cambian y, lo más importante, nuestros clientes cambian. Si nosotros nos quedamos atrás, se abre una distancia insalvable entre ellos y nosotros y, simplemente, les perdemos.

¿En qué sentido cambian las costumbres de nuestros clientes?

Pues por ejemplo, van en el metro, con el smartphone y deciden reservar una mesa para cenar. Buscan en Google, encuentran lo que les apetece, van a la web y … aquí pueden ocurrir 2 cosas: encuentran una web que solo se vería bien en una televisión de 40” (es decir, se van) o encuentran una web adaptada a móvil y se quedan. Vale, ahora, si tu propuesta les gusta y les parece atractiva, querrán reservar. Y aquí también pueden ocurrir varias cosas. Encuentran un teléfono o un mail y se van … ¿en serio creéis que alguien va a redactar un correo desde un autobús o metro en movimiento con un dedo desde el móvil? … cuánta gente habéis visto en el metro o bus hablando de temas personales en voz alta, pocos, ¿no? ¡La gente usa sus apps y no quiere hablar! Así que, si no quieres echar a un porcentaje alto y creciente de clientes de tu negocio, debes tener una web adaptada y con reservas: ¿te resistes al cambio?

Y que demonios!! Pensé… Si el electricista me lleva la instalación eléctrica, la gestoría las cuentas y el cocinero la cocina… ¿Por que no confiar en alguien profesional para llevarme los temas tecnológicos y adaptarme a los nuevos tiempos? Que os lo haga un amigo no es aconsejable ¿os cocina acaso un amigo?… Así que delegué … y, ¿qué he descubierto con unos pocos pero certeros cambios?. Estaba dando de lado a un porcentaje nada despreciable de clientes que ahora sí llegan a mi. Ahora incluso, soy yo el que revisa la gestión de mis reservas desde mi propio móvil, que cosas. ¡Y no he tenido que invertir nada! Si tenéis curiosidad por quien os puede montar todo esto os podría dar la referencia… Esto es como los talleres, quien tiene uno en el que poder confiar, tiene un tesoro.

Ahora lo que ocurre es que me he vuelto innovador (quien me ha visto y quien me ve). Y lo que acabo de poner en el restaurante es el pago por móvil. No imagináis como disfrutan los clientes usando su teléfono para una tarea más. Es cierto que es cómodo, sobre todo para pagar ” a escote”. Y encima regalan 5€ al darse de alta. ¡Por una vez un cliente puede disfrutar de una promoción en mi restaurante y no corre de mi cuenta! Si tenéis curiosidad por quien ofrece esto se llaman Zapper.

Así que ahora me he convertido en un asiduo de las revistas tecnológicas buscando estar al día. Y tengo un montón de ideas. ¿Me contáis alguna?

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply

--------