Iron Man existe y se llama Elon Musk


¿En serio? ¿Hay alguien que por el día recorre el cielo en una armadura metálica turbopropulsada, lanzando misiles y derrotando supervillanos mientras dispara comentarios sarcásticos y es un carismático genio, inventor y visionario forrado de pasta por la noche?

¿Y yo no me he enterado?

Pues así es.

Bueno, menos lo de la armadura.

Y lo de los supervillanos tengo que confirmarlo.

Pero el resto es cierto, especialmente lo de los comentarios sarcásticos, y lo de la pasta.

Se trata de Elon Musk, físico sudafricano de 43 años afincado en Estados Unidos y considerada una de las personas más influyentes del siglo XXI.

Entre otras cosas es el creador de Zip2, co-fundador de PayPal y fundador de Tesla Motors y SpaceX, dos de las empresas mas molonas de la actualidad que están revolucionando el sector automovilístico y aeroespacial respectivamente.

Además, en sus ratos libres se pasa por SolarCity, principal proveedora estadounidense de sistemas de energía solar (en la que Google acaba de invertir 300 millones de dólares) y de la que él es presidente y máximo accionista, o le dedica un rato a Hyperloop, un proyecto de esos mediocres que no van a ningún lado, en el que su objetivo es crear cápsulas flotantes que viajan a velocidad supersónica por el interior de unos tubos para reemplazar la red de trenes, y ya de paso la de carreteras y líneas aéreas. Parece un tipo ocupado ¿qué tal si te digo que tiene dos gemelos y tres trillizos?

Paypal Inc.

Paypal Inc.

solarcity

Solarcity

Hyperloop

Hyperloop

Pero no todo son sueños, también tiene pesadillas. Recurrentes.

Con Terminator concretamente y una eventual conquista del mundo por parte de las máquinas, así que para estar pendiente no se ha suscrito a una revista de tecnología, o a este blog (la barrera del lenguaje dicen), sino que decidió tras una noche de sudores fríos invertir millones en DeepMind, una startup británica especializada en Inteligencia Artificial que fue luego adquirida por Google. Más recientemente se ha puesto al día invirtiendo junto con Mark Zuckerberg otros 40 millones de dólares en Vicarious, otra empresa dedicada a crear software que emula el neocórtex del cerebro para que sus algoritmos puedan pensar y aprender como un humano.

Por cierto, Ashton Kutcher debió escuchar lo que hablaban los mayores en una de esas cenas que organizan los famosos y también invirtió en Vicarious. Aún sigue esperando una fecha para empezar a rodar.

Tesla Motors

Tesla no es la típica compañía de coches. Para empezar, toma su nombre del último gran genio, Nikola Tesla. Y para seguir fabrica coches totalmente eléctricos, como a Tesla le gustaría. Pero no ésos con pinta de huevo con ruedas que conducen a veces los adolescentes impacientes. Coches como éstos:

Tesla Roadster, su primer modelo. 248 CV equivalentes, 0-100 km/h en 3,9 segundos y hasta 650 km de autonomía en su versión 3.0, que fue anunciada a finales de 2014.

Tesla Roadster, su primer modelo. 248 CV, 0-100 km/h en 3,9 segundos y hasta 650 km de autonomía en su versión 3.0, que fue anunciada a finales de 2014.

Tesla Model X, su próximo modelo. Saldrá a la venta a finales de 2015

Tesla Model X, su próximo modelo. Saldrá a la venta a finales de 2015.

Tesla Model S P85D

Tesla Model S P85D, su último modelo.

Y dirás bueno, no está mal aunque parece una mezcla de Maserati y Citroën, pero los he visto más bonitos.

Tienes razón pero no creo que hayas visto ningún Maserati, y ciertamente ningún Citroën, acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3,2 segundos.

Ésta es la cara que se les queda a los que se suben al Model S P85D por primera vez:

¿A quién se le ocurre poner un modo Insane en un coche?

A Tesla, claro.

Y hay más, lo último es el modo James Bond.

Si ya estás pensando en cuál va a ser tu próximo coche querrás saber que el Model S P85D tiene apenas 691 cv de potencia repartidos entre sus dos motores, tracción 4×4, piloto automático basado en radares, cámaras y sensores de ultrasonidos, el mejor coeficiente aerodinámico del mercado y uno de los centros de gravedad más bajos y que gracias a ello podrás pasar de largo gasolineras durante más de 500 kilómetros para enchufarlo a la pared cuando llegues a casa. O que cuesta 10 veces menos que superdeportivos que aún así son más lentos.

Tony Stark Elon Musk poniendo a prueba el piloto automático

P.D: Otra forma de contarlo mucho más divertida por cortesía de The Oatmeal: Cómo es tener un Tesla Model S (en inglés)

SpaceX

Como podrás deducir a estas alturas, SpaceX tampoco es la típica compañía aeroespacial.

spacex-logo-10

Fundada en 2002, actualmente es la empresa que contrata la NASA para poner en órbita sus satélites o llevar carga y suministros a la Estación Espacial Internacional. Pero digamos que eso es lo que paga sus facturas, lo que están intentando por su cuenta es mucho más interesante.

Tuvo que llegar Elon para darse cuenta de que, si algo encarece los lanzamientos espaciales a parte de los costes inherentes a la tecnología, desarrollo y materiales empleados, es el hecho de que gran parte de los equipos y módulos no son reutilizables. Miles de millones de usar y tirar. Lógicamente no habrá sido el primero en advertir el agujero negro de presupuesto que eso supone (los de contabilidad se deben tirar de los pelos) pero sí es el primero en hacer algo al respecto.

Todos hemos visto en la tele esas imágenes en las que las distintas etapas del cohete se van desprendiendo a medida que asciende hasta que lo único que queda es la minúscula cápsula de la punta, que era lo que realmente se quería poner en órbita.

¿Y qué pasa con el resto?

Nada bueno, en el mejor de los casos se desintegra durante la reentrada a la atmósfera o cae al mar y en el peor contribuye a aumentar la ya de por sí grande cantidad de basura espacial que orbita nuestro planeta. Hasta ahora.

Como esta situación no terminaba de convencer a SpaceX, se han empeñado en que si sus cohetes Falcon 9 son capaces de despegar y llegar al espacio, por qué no iban a ser capaces de aterrizar a la vuelta, en medio del mar y en una patera de hormigón. Lógico.

Balsa en la que el cohete Falcon 9 debía aterrizar

La balsa en la que el cohete Falcon 9 debía aterrizar

Ya ha habido un primer intento (fallido) pero según Elon la tecnología está ahí: han reducido el margen de error para controlar la posición de sus cohetes desde 10 kilómetros hasta 10 metros.

No obstante éste es solo uno de los proyectos de SpaceX y no hay tiempo para hablar de los menos relevantes, como el de colonizar Marte o el de convertirse en contratista de Defensa para el Pentágono. Quizá otro día.

Hyperloop

No sabemos cuántas veces habrá visto Elon la intro de Futurama (con 5 hijos pequeños es probable que unas pocas), lo que si sabemos es que le ha sacado más partido que nosotros.

tubos-futurama

Su visión sobre Hyperloop y su motivación para idearlo están perfectamente explicados en un pdf que hizo él mismo y que se puede leer aquí, pero si por casualidad tienes algo mejor que hacer que leer 57 páginas de documentación técnica y planes de negocio, ya te lo resumo yo: shut-up-and-take

Que va, como no tengo los $6 billion USD que costaría construirlo te lo resumiré de verdad:

Una red de tubos de acero a baja presión por los que circulan naves que viajan a velocidades de hasta 1220 km/h. Las naves flotan debido a la sustentación que produce su propia forma y al colchón de aire que genera un compresor eléctrico al expulsar aire comprimido alrededor de la nave. Son aceleradas por electroimanes colocados en los raíles de los tubos y reciben un impulso extra para mantener la velocidad cada ciertos kilómetros. El sistema entero se alimenta de energía limpia a través de paneles solares en el exterior de los tubos, que se construirían elevados sobre el paisaje excepto en zonas urbanas donde se enterrarían en el subsuelo. Cada nave puede transportar 28 pasajeros y la distancia mínima segura entre naves será de 37 kilómetros. Cubriría la distancia entre Los Angeles y San Francisco en media hora, y el coste estimado del billete será de 20$.

El primer Hyperloop se construirá el año que viene en el valle de Quay, en California.

Antes de empezar pensabas que el traje de Iron Man sólo lo verías en el cine. Después de leer, también.

Pero ahora sabes que no existe porque Elon Musk no se lo ha propuesto.

elon-musk-featured

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply

--------