Google será operador telefónico móvil

Aunque no tiene la intención de convertirse en un operador a gran escala.

Aunque no tiene la intención de convertirse en un operador a gran escala.

Google no sólo será rival de Apple y Microsoft, además busca hacer competencia a las marcas de telefonía celular en Estados Unidos, como AT&T, Sprint o T-Mobile, o por lo menos las presionará para mejorar sus servicios.

Google comenzará a vender el servicio de telefonía celular con Google Wireless, adelantó el lunes Sundar Pichai, jefe de productos de la compañía, en el Mobile World Congress de Barcelona.

Google anunciará formalmente sus planes “en los próximos meses”, y en fechas posteriores iniciará su actividad como proveedor de telefonía inalámbrica, dijo el directivo.

La escala del servicio inalámbrico de Google será pequeña, es decir, no construirá su propia infraestructura en todo el territorio estadounidense, sino que aprovechará los medios de las operadoras existentes.

Varios informes de prensa afirman que el servicio de Google funcionará en las redes de Sprint y T-Mobile.

De una manera parecida al reducido despliegue de Google Fiber, Pichai dijo que el objetivo de Google Wireless no será desbancar a los cuatro grandes gigantes inalámbricos establecidos.

Más bien, el punto es dar a conocer las innovaciones inalámbricas y presionar a las compañías para que hagan lo mismo.

El Wall Street Journal había indicado en enero que Google había cerrado acuerdos separados con Sprint, que depende del japonés Softbank, y T-Mobile, filial del alemán Deutsche Telekom, para utilizar sus redes con tal de vender sus servicios en Estados Unidos.

El grupo californiano está únicamente presente por ahora en los aparatos móviles con su sistema operativo Android, que funciona en más de un 80% de los smartphones en el mundo y también obtuvo una importante cuota de mercado en las tabletas.

La incursión de Google será en un mercado dominado por cuatro actores -Sprint, T-Mobile y los dos grandes grupos Verizon y AT&T- y confrontado a una importante caída de los beneficios.

Esta situación llevó a Sprint a suprimir dos mil puestos de trabajo y le hizo perder más del 5% de sus beneficios.

Según el Wall Street Journal, el contrato entre Google y Sprint prevé una cláusula para renegociar el acuerdo si el primero consiguiera demasiados clientes.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply

--------